Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros

PUBLICIDAD

3 de julio de 2014


Lecturas y Evangelio del Día

FIESTA DE SANTO TOMÁS APÓSTOL

PRIMERA LECTURA

Efesios 2,19-22

Ustedes han sido edificados sobre el cimiento de los apóstoles.

Hermanos: Ya no son ustedes extranjeros ni advenedizos; son conciudadanos de los santos y pertenecen a la familia de Dios, porque han sido edificados sobre el cimiento de los apóstoles y de los profetas, siendo Cristo Jesús la piedra angular.
Sobre Cristo, todo el edificio se va levantando bien estructurado, para formar el templo santo en el Señor, y unidos a él también ustedes se van incorporando al edificio, por medio del Espíritu Santo, para ser morada de Dios.

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

Salmo 33, 7 - 8, 10 - 13

Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio.

Que alaben al Señor todas las naciones,
que lo aclamen todos los pueblos. R/

Porque grande es su amor hacia nosotros
y su fidelidad dura por siempre. R/.


EVANGELIO

Juan 20,24-29

"¡Señor mío y Dios mío!"

Tomás, uno de los Doce, a quien llamaban el Gemelo, no estaba con ellos cuando vino Jesús, y los otros discípulos le decían: "Hemos visto al Señor". Pero él les contestó: "Si no veo en sus manos la señal de los clavos y si no meto mi dedo en los agujeros de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré".
Ocho días después, estaban reunidos los discípulos a puerta cerrada y Tomás estaba con ellos. Jesús se presentó de nuevo en medio de ellos y les dijo: "La paz esté con ustedes". Luego le dijo a Tomás: "Aquí están mis manos, acerca tu dedo. Trae acá tu mano, métela en mi costado y no sigas dudando, sino cree". Tomás le respondió: "¡Señor mío y Dios mío!" Jesús añadió: "Tú crees porque me has visto; dichosos los que creen sin haber visto".

Palabra del Señor.




COMENTARIO

TÚ CREES PORQUE ME HAS VISTO; DICHOSOS LOS QUE CREEN SIN HABER VISTO




Los otros discípulos han visto al Señor resucitado y han creído en El; sin embargo Tomás no acepta su palabra. Al exigir que se le deje examinar el cuerpo de Jesús pide mas de lo que se le ofreció a los demás discípulos, Jesús les mostró sus manos y costado y ellos se alegraron al ver al Señor, pero Tomas quiere ver y tocar. Los discípulos y Tomas representan dos actitudes distintas ante las apariciones de Jesús, los discípulos se sienten movidos a reconocerle como Señor; Tomas por el contrario, quiere comprobar por si mismo.
La clave del relato es sin duda la ultima declaración de Jesús; porque me has visto Tomas has creído, felices los que creen sin haber visto. La bienaventuranza de la fe se dirige a todos aquellos que creen sin haber visto; su fe se apoya solamente en los signos, y los signos se comprenden solo con los ojos de la fe. Para el evangelista Juan, la fe que se nutre únicamente en la visión de los hechos extraordinarios o milagrosos seria generalmente deficiente.
Este relato pone de relieve la confesión adecuada de la fe cristiana al citar las palabras de Tomas: Señor mío y Dios mío. Tomas es presentado como representante de los que no quieren creer sin ver, vencida su increencia, el evangelista nos lo presenta como modelo de fe. Son sus palabras las que recogen la auténtica confesión de la fe cristiana, el reconocimiento a Jesús como Señor y Dios.


http://www.reflexionescatolicas.com/