Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros

PUBLICIDAD

9 de abril de 2016


Lecturas y Evangelio del Día

SÁBADO DE LA SEMANA II DE PASCUA
FERIA



ANTÍFONA DE ENTRADA     Cfr. 1 P 2, 9
Pueblo redimido por Dios, anuncia las maravillas del Señor, que te llamó de las tinieblas a su luz admirable. Aleluya

ORACIÓN COLECTA
Aparta, Señor, de nosotros la sentencia condenatoria escrita en virtud de la ley del pecado, que ya anulaste en el misterio pascual por la resurrección de Jesucristo, tu Hijo. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA
Eligieron siete hombres llenos del Espíritu Santo.
Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 6, 1-7
En aquellos días, como aumentaba mucho el número de los discípulos, hubo ciertas quejas de los judíos griegos contra los hebreos, de que no se atendía bien a sus viudas en el servicio de caridad de todos los días.

Los Doce convocaron entonces a la multitud de los discípulos y les dijeron: "No es justo que, dejando el ministerio de la palabra de Dios, nos dediquemos a administrar los bienes. Escojan entre ustedes a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a los cuales encargaremos este servicio. Nosotros nos dedicaremos a la oración y al servicio de la palabra".

Todos estuvieron de acuerdo y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Pármenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y éstos, después de haber orado, les impusieron las manos.

Mientras tanto, la palabra de Dios iba cundiendo; en Jerusalén se multiplicaba grandemente el número de los discípulos. Incluso un grupo numeroso de sacerdotes había aceptado la fe.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 32, 1-2. 4-5. 18-19
El Señor cuida de aquellos que lo temen. Aleluya.

Que los justos aclamen al Señor;
es propio de los justos alabarlo.
Demos gracias a Dios, al son del arpa,
que la lira acompañe nuestros cantos. R/.

Sincera es la palabra del Señor
y todas sus acciones son leales.
El ama la justicia y el derecho,
la tierra llena está de sus bondades. R/.

Cuida el Señor de aquellos que lo temen
y en su bondad confían;
los salva de la muerte
y en épocas de hambre les da vida. R/.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO    
R. Aleluya, aleluya.
Ha resucitado Cristo, el Señor, que creó el mundo, y que ha salvado a los hombres por su misericordia. R/.

EVANGELIO
Vieron a Jesús caminando sobre las aguas.
Del santo Evangelio según san Juan: 6, 16-21

Al atardecer del día de la multiplicación de los panes, los discípulos de Jesús bajaron al lago, se embarcaron y empezaron a atravesar hacia Cafarnaúm. Ya había caído la noche y Jesús todavía no los había alcanzado. Soplaba un viento fuerte y las aguas del lago se iban encrespando.

Cuando habían avanzado unos cinco o seis kilómetros, vieron a Jesús caminando sobre las aguas, acercándose a la barca, y se asustaron. Pero él les dijo: "Soy yo, no tengan miedo". Ellos quisieron recogerlo a bordo y rápidamente la barca tocó tierra en el lugar a donde se dirigían.
Palabra del Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Santifica, Señor, por tu piedad, estos dones y al recibir en oblación este sacrificio espiritual, conviértenos para ti en una perenne ofrenda. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN     Jn 17, 24
Padre, quiero que donde yo esté, estén también conmigo los que tú me has dado, para que contemplen la gloria que me diste, dice el Señor. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Al recibir, Señor, el don de estos sagrados misterios, te suplicamos humildemente que lo que tu Hijo nos mandó celebrar en memoria suya, nos aproveche para crecer en nuestra caridad fraterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.



COMENTARIO

SAN PEDRO CRISÓLOGO (HACIA 406-450), OBISPO DE RÁVENA, DOCTOR DE LA IGLESIA. SERMÓN 50, 1.2.3 ; PL 52, 339-340.

«EN SEGUIDA LA BARCA TOCÓ TIERRA, EN EL SITIO A DONDE IBAN»

Cristo sube a una barca: ¿no es él quien puso al descubierto el fondo del mar después de haber arrojado sus aguas para que el pueblo de Israel pasara a pié enjuto como por un valle? (Ex 14,29). ¿No es él que solidificó las olas del mar bajo los pies de Pedro, de manera que, a su paso, el agua se convirtiera en un camino sólido y seguro? (Mt 14,29).

Sube a la barca. Para atravesar el mar de este mundo hasta el final de los tiempos, Cristo sube a la barca de su Iglesia para conducir a los que creen en él hasta la patria del cielo por una travesía pacifica, y hacer ciudadanos de su Reino aquellos con quienes está en comunión en su humanidad. Ciertamente, Cristo no tiene necesidad de la barca, pero la barca tiene necesidad de Cristo. En efecto, sin este piloto venido del cielo, la barca de la Iglesia, agitada por las olas, jamás llegaría a puerto.






COMENTARIO

SANTA TERESA BENEDICTA DE LA CRUZ, EDITH STEIN, (1891-1942), CARMELITA DESCALZA, FILOSOFA, MÁRTIR, COPATRONA DE EUROPA. POESÍA, SALMO 4; 28/04/1936; PARÁFRASIS SALMO 45/46.

“AL INSTANTE, LA BARCA TOCÓ TIERRA EN EL LUGAR AL QUE SE DIRIGÍAN.” (JN 6, 21)

Cuando la tempestad se desata
Tú, Señor eres nuestra fortaleza
Te alabaremos, Dios fuerte
auxilio nuestro.

Nos amparamos en ti
confiamos en Ti
Aunque la tierra ser resquebraje
el mar embravecido nos amenace.

Que las corrientes malignas crezcan
y vacilen las montañas,
La alegría nos iluminará
porque Tú habitas en medio de nosotros.

La ciudad de Dios te alaba
en ella tienes Tu morada
La preservas en la santa paz
y un río poderoso protege la ciudad de Dios.

Braman las naciones
el poder de los estados se hunde
Cuando él levanta su voz
la tierra tiembla, estremecida.

El Señor está con nosotros
el Señor de los ejércitos
Tú eres para nosotros luz
y salvación no tememos.

Venid a ver, venid todos
a contemplar los prodigios de su poder
Todas las guerras se extinguen
la flecha del arquero se detiene.

Tirad al fuego los arcos,
las lanzas y las flechas
El Señor está con nosotros
el Señor nos salva del desastre.






COMENTARIO

SANTA TERESA BENEDICTA DE LA CRUZ, EDITH STEIN, (1891-1942), CARMELITA DESCALZA, FILÓSOFA, MÁRTIR, CO-PATRONA DE EUROPA. POESÍA «LA TEMPESTAD», 1940.

«SOY YO, NO TEMÁIS»

- Señor, ¡cuán altas son las olas,
y qué oscura la noche!
¿No querrás iluminarla
para mi que velo solitaria?

- Mantén firme el timón,
ten confianza y quédate tranquila.
Tu barca es preciosa a mis ojos,
quiero conducirla a buen puerto.

Aguanta sin desfallecer
los ojos fijos en la brújula.
Ella ayuda a llegar al final
a través de noches y tempestades.

La aguja de la brújula de a bordo
se estremece pero se mantiene.
Ella te mostrará el cabo
a donde que quiero verte llegar.

Ten confianza y quédate tranquila:
a través de noches y tempestades
la voluntad de Dios, fiel,
te guía si tu corazón está en vela.