Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros

PUBLICIDAD

21 de julio de 2014


Lecturas y Evangelio del Día

LUNES DE LA SEMANA 16 DEL TIEMPO ORDINARIO

FERIA

PRIMERA LECTURA

Del libro del profeta Miqueas: 6, 1-4. 6-8

Te daré a conocer lo que el Señor desea de ti.

Escuchen lo que dice el Señor: "Levántate; llama a juicio a los montes, que las colinas escuchen tu voz. Escuchen, montes, el juicio del Señor, pongan atención, cimientos de la tierra: el Señor entabla juicio contra su pueblo, presenta sus quejas contra Israel.
Pueblo mío, ¿qué mal te he causado o en qué cosa te he ofendido? Respóndeme. Con la ayuda de Moisés, Aarón y María, yo te saqué de Egipto y te libré de la esclavitud".
¿Qué cosa digna le ofreceré al Señor, postrado ante el Dios del cielo? ¿Le ofreceré en holocausto becerros de un año? ¿Aceptará el Señor un millar de carneros o diez mil ríos de aceite? ¿En expiación por mis culpas le ofreceré a mi primogénito, al fruto de mis entrañas, por mi pecado?
Hombre, ya te he explicado lo que es bueno, lo que el Señor desea de ti: que practiques la justicia y ames la lealtad y que seas humilde con tu Dios.

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 49

R/. Dios salva al que cumple su voluntad.

Congreguen ante mí
a los que sellaron sobre el altar mi alianza.
Es Dios quien va a juzgar
y el cielo mismo lo declara. R/.

No voy a reclamarte sacrificios,
pues siempre están ante mí tus holocaustos.
Pero ya no aceptaré becerros de tu casa
ni cabritos de tus rebaños. R/.

¿Por qué citas mis preceptos
y hablas a toda hora de mi pacto,
tú, que detestas la obediencia
y echas en saco roto mis mandatos? R/.

Tú haces esto, ¿y yo tengo que callarme?
¿Crees acaso que yo soy como tú?
Quien las gracias me da, ése me honra
y yo salvaré al que cumple mi voluntad. R/.


EVANGELIO

Del santo Evangelio según san Mateo: 12, 38-42

La reina del sur se levantará el día del juicio contra esta generación.

En aquel tiempo, le dijeron a Jesús algunos escribas y fariseos: "Maestro, queremos verte hacer una señal prodigiosa". Él les respondió: "Esta gente malvada e infiel está reclamando una señal, pero la única señal que se le dará, será la del profeta Jonás. Pues de la misma manera que Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre de la ballena, así también el Hijo del hombre estará tres días y tres noches en el seno de la tierra.
Los habitantes de Nínive se levantarán el día del juicio contra esta gente y la condenarán, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay alguien más grande que Jonás.
La reina del sur se levantará el día del juicio contra esta gente y la condenará, porque ella vino de los últimos rincones de la tierra a oír la sabiduría de Salomón, y aquí hay alguien más grande que Salomón".

Palabra del Señor.




COMENTARIO

LA REINA DEL SUR SE LEVANTARÁ EL DÍA DEL JUICIO CONTRA ESTA GENERACIÓN.




En este pasaje, los escribas se unen a los fariseos en su enfrentamiento con Jesús. Quieren un signo que puedan utilizar con el fin de verificar si Jesús cumple sus criterios para ser considerado el hijo de David. Pero Jesús ya ha dado a conocer su mesianismo como Siervo ungido con muchos signos y con las curaciones que ha ido realizando en su ministerio, ésta generación perversa y adultera’ echa mano de sentencias comunes del AT (Dt 1,35). La infidelidad se presenta como adulterio porque la alianza se describía a menudo como una relación matrimonial entre Dios y su pueblo. Jesús ofrece el signo del profeta Jonás, porque éste, símbolo de Israel, había intentado escapar de la misión que Dios le había encomendado debido a su profunda aversión por Ninive, esta ciudad representa la mas aborrecida por los Israelitas.
Jesús es el signo de la vida plena que ellos se niegan a admitir. El verdadero creyente, sin menospreciar el papel eventual del milagro, no pide ya signos exteriores porque en la persona misma de Jesús hombre-Dios descubre la presencia y la intervención de Dios. El verdadero milagro, es esa condición humana de Jesús, asumida en fidelidad, en obediencia y amor absoluto, acontecimiento que los fariseos no quieren aceptar, la vida del creyente se fundamente en este acontecimiento de la vida de Jesús ese es el mayor signo que se nos da de su divinidad.


http://www.reflexionescatolicas.com/