Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros

PUBLICIDAD

8 de enero de 2015


Lecturas y Evangelio del Día

JUEVES DESPUÉS DE LA EPIFANÍA
FERIA


PRIMERA LECTURA
De la primera carta del apóstol san Juan: 4, 19-5, 4
El que ama a Dios, que ame también a su hermano.
Queridos hijos: Amamos a Dios, porque Él nos amó primero. Si alguno dice: "Amo a Dios" y aborrece a su hermano, es un mentiroso, pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve. Además, Jesús nos ha dado este mandamiento: El que ama a Dios, que ame también a su hermano. Todo el que cree que Jesús es el Mesías, ha nacido de Dios.
Todo el que ama a un padre, ama también a los hijos de éste. Conocemos que amamos a los hijos de Dios en que amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos, pues el amor de Dios consiste en que cumplamos sus preceptos. Y sus mandamientos no son pesados, porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y nuestra fe es la que nos ha dado la victoria sobre el mundo.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 71
R/. Que te adoren, Señor, todos los pueblos.

Comunica, Señor, al rey tu juicio,
y tu justicia al que es hijo de reyes;
así tu siervo saldrá en defensa de tus pobres
y regirá a tu pueblo justamente. R/.

De la opresión rescatará a los pobres,
pues estima su vida muy valiosa.
Por eso rogarán por El sin tregua
y lo bendecirán a todas horas. R/.

Que bendigan al Señor eternamente,
y tanto como el sol, viva su nombre.
Que Él sea la bendición del mundo entero
y lo aclamen dichoso las naciones. R/.


EVANGELIO
Del santo Evangelio según san Lucas: 4, 14-22
Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura.
En aquel tiempo, con la fuerza del Espíritu, Jesús volvió a Galilea. Iba enseñando en las sinagogas; todos lo alababan y su fama se extendió por toda la región.
Fue también a Nazaret, donde se había criado. Entró en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isaías, lo desenrolló y encontró el pasaje en que estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor.
Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en Él. Entonces comenzó a hablar, diciendo: "Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír".
Todos le daban su aprobación y admiraban la sabiduría de las palabras que salían de sus labios.
Palabra del Señor.



COMENTARIO

BEATA TERESA DE CALCUTA (1910-1997), FUNDADORA DE LAS HERMANAS. MISIONERAS DE LA CARIDAD ALGO HERMOSO PARA DIOS, 74

EL ESPÍRITU DEL SEÑOR ESTÁ SOBRE MÍ

El Espíritu de Dios está en mi corazón,
me llamó y me puso a su lado.
Comprendí lo que debo hacer,
lo que debo hacer

Él me ha enviado a llevar la buena noticia a los pobres,
a decir a los cautivos que nunca más estarán encarcelados,
a decirles a los ciegos que pueden ver,
y dar la libertad a los oprimidos,
y a decir a todos la noticia de que el reinado de Dios ha llegado,
y a decir a todos la noticia de que el reinado de Dios ha llegado.

No lleves gran cosa en tu equipaje,
no vale la pena llevar dos camisas.
El trabajador puede ganar lo que le hace falta,
puede ganar lo que le hace falta.

No te inquietes por lo que tendrás que decir,
no te inquietes, porque aquel día
el Espíritu de Dios hablará en tu corazón,
hablará en tu corazón.

(Referencias Bíblicas: Ga 1,15; Jn 20,21; Lc 10,4-7; Mt 10,20)






COMENTARIO

RITUAL DEL BAUTISMO Y SAN EFRÉN (V. 306-373), DIÁCONO EN SIRIA, DOCTOR DE LA IGLESIA. HIMNO N° 3 SOBRE LA EPIFANÍA.

“EL SEÑOR ME HA CONSAGRADO POR LA UNCIÓN”

Oración para la unción después del bautismo:

Por el bautismo, Dios todopoderoso,
Padre de nuestro Señor Jesucristo,
te liberó del pecado y te hizo renacer por el agua y el Espíritu.
Desde ahora eres parte de su pueblo:
te marca con aceite santo
para que seas eternamente miembro de Cristo,
sacerdote, profeta y rey.

¡Cómo habéis sido elevados!
Mientras que la pecadora ungió los pies de su Señor,
como una criada (Lc 7,38),
Por vosotros, es Cristo mismo
El que por sus siervos, como un servidor,
Marca vuestros cuerpos por la unción bautismal.
El Pastor de las ovejas encuentra conveniente
poner en persona su signo sobre sus siervos…

Estribillo:
He aquí a Cristo que unge con aceite
a sus corderos en el bautismo.
Elías hizo que se multiplicara el aceite (1R 17,14)

Era un alimento para la boca;
el orza de la viuda, en efecto,
no era el cuerno de la unción (1S 16,1).
Pero el aceite con que nuestro Señor le ungió
no es un alimento
transforma al pecador, este lobo por fuera,
en cordero, miembro de su rebaño (Mt 7,15)…

Cuando la paloma trajo la rama de olivo (Gn 8,11),
era el símbolo de la unción bautismal:
todos en el arca se apresuraron hacia ella,
ya que anunciaba una buena noticia de la redención.
Vosotros también, apresuraos hacia este aceite santo;
que vuestros débiles cuerpos se regocijen,
porque anuncia la Buena Noticia de la redención …

Cuando David fue sido ungido, mis hermanos (1S 16,13),
El Espíritu descendió,
Liberó el corazón de su ira y encontró allí sus delicias.
El perfume de este aceite llenó su corazón;
el Espíritu hizo su morada en él y en él cantó (1S 16,23).
Pero vuestra unción es más grande,
Ya que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo
han descendido y habitan en vosotros…

Un aceite de gran precio que María
derramó sobre la cabeza de nuestro Señor
e inundó la casa de este perfume (Jn 12,3).
El perfume de vuestra unción también,
se difunde y llega hasta los cielos.
Allí es la delicia de ángeles;
Satanás encuentra su olor insoportable;
para Dios su aroma es dulce…

¡Venid, ovejas, recibid vuestro signo
Que se escondan aquellos que quieren devorarle!
Venid, corderos, recibid vuestro signo,
porque vuestro signo es la verdad…
Esta verdad, que se parece
a un gran árbol que difunde su sombra…:
las naciones vinieron para resguardarse entre sus ramas (Mt 13,32),
recogieron sus frutas y se hartaron.