Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros

PUBLICIDAD

9 de julio de 2014


Lecturas y Evangelio del Día

MIÉRCOLES DE LA SEMANA 14 DEL TIEMPO ORDINARIO

FERIA

PRIMERA LECTURA

Del libro del profeta Oseas: 10, 1-3. 7-8. 12

Ya es tiempo de buscar al Señor.

Israel era una viña frondosa que daba abundante fruto. Pero cuanto más se multiplicaban sus frutos, más se multiplicaban sus altares paganos; cuanto más rico era el país, más ricos fueron sus monumentos a los ídolos. Su corazón está dividido y van a pagar sus culpas. El Señor derribará sus altares y demolerá sus monumentos. Pero ellos dicen: "No tenemos rey". Pero si no temen al Señor, ¿qué podrá hacer por ellos el rey?
Samaria y su becerro desaparecerán como espuma sobre el agua. Todos los santuarios de los ídolos serán destruidos y sobre sus altares crecerán espinas y cardos, porque la idolatría ha sido el pecado de Israel. Entonces gritarán a los montes: "¡Cúbrannos!", y a las colinas: "¡Sepúltennos!"
Siembren justicia y cosecharán misericordia; preparen sus tierras para la siembra, pues ya es tiempo de buscar al Señor, para que venga y llueva la salvación sobre ustedes.

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 104

R/. Recurramos al Señor y a su poder.

Entonen en su honor himnos y cantos,
celebren los portentos del Señor.
Del nombre del Señor enorgullézcanse
y siéntase feliz el que lo busca. R/.

Recurran al Señor y a su poder,
y a su presencia acudan.
Recuerden los prodigios que Él ha hecho,
sus portentos y oráculos. R/.

Descendientes de Abraham, su servidor,
estirpe de Jacob, su predilecto,
escuchen: El Señor es nuestro Dios
y gobiernan la tierra sus decretos. R/.


EVANGELIO

Del santo Evangelio según san Mateo: 10, 1-7

Vayan en busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel.

En aquel tiempo, llamando Jesús a sus doce discípulos, les dio poder para expulsar a los espíritus impuros y curar toda clase de enfermedades y dolencias.
Estos son los nombres de los doce apóstoles: el primero de todos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago y su hermano Juan, hijos del Zebedeo; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón, el cananeo, y Judas Iscariote, que fue el traidor.
A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: "No vayan a tierra de paganos, ni entren en ciudades de samaritanos. Vayan más bien en busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Vayan y proclamen por el camino que ya se acerca el Reino de los cielos".

Palabra del Señor.




COMENTARIO

VAYAN EN BUSCA DE LAS OVEJAS PERDIDAS DE LA CASA DE ISRAEL.




Nos es más fácil sacar a un lado a Dios en nuestros momentos de éxito y prosperidad que en aquéllos de dolor y tribulación. Inclusive nos es más fácil olvidarnos de su amor y misericordia que recurrir a ellos. El profeta Oseas nos revela cómo, a pesar del éxito, de la autosuficiencia del pueblo de Israel, de su obstinación en sus ídolos y propósitos, Dios no se aparta de él. La fidelidad de Dios es puesta constantemente a prueba, pero es definitivamente inquebrantable. En él no hay contradicción; por ello, cuando el pueblo experimenta la aflicción, el dolor de la persecución y el abandono de sus “amigos”, descubre en su experiencia cómo Dios en ningún momento se apartó de él.
Este misterio del amor de Dios por la humanidad adquiere matices de misión en la persona de Jesús, quien envía a los Doce, a sus discípulos más cercanos, con la misión de llevar a otros esta Buena Noticia que de primera mano estaban ellos viviendo. Jesús constituye con sus discípulos y con el envío que hace de ellos a los confines del mundo un nuevo pueblo de Dios, destinado a formar y reflejar el reino que se construye en justicia, misericordia y caridad.