Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros

PUBLICIDAD

15 de julio de 2014


Lecturas y Evangelio del Día

MEMORIA DE SAN BUENAVENTURA

PRIMERA LECTURA

Del libro del profeta Isaías: 7, 1-9

Si ustedes no creen en mí, irán a la ruina.

Cuando Ajaz, hijo de Jotam, hijo de Ozías, reinaba en Judá, Rasón rey de Siria, y Pécaj, hijo de Remalías y rey de Israel, fueron a Jerusalén para atacarla, pero no lograron conquistarla.
Cuando al heredero de David le llegó la noticia de que los sirios acampaban en Efraín, se estremeció su corazón y el del pueblo, como se estremecen los árboles del bosque, agitados por el viento.
Entonces el Señor le dijo a Isaías: "Sal al encuentro de Ajaz con tu hijo Sear Yasub, donde termina el canal de la alberca superior, junto a la calzada del batanero, y dile: `Manténte alerta, pero tranquilo. No le tengas miedo a ese par de tizones humeantes; no te acobardes ante la cólera de Rasón, rey de Siria, y de Pécaj, rey de Israel. No importa que tramen tu ruina, diciendo: Ataquemos a Judá, sitiémosla, conquistémosla y nombremos rey de ella al hijo de Tabel' ".
Esto dice el Señor: "Eso no llegará a suceder. Damasco es la capital de Siria y Rasón es el rey de Damasco; Samaria es la capital de Efraín y el hijo de Remalías es el rey de Samaria. Pues bien, dentro de sesenta y cinco años Efraín será destruido y dejará de ser pueblo. Y si ustedes no creen en mí, también irán a la ruina".

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 47

R/. Dios es nuestro defensor.

Grande es el Señor y muy digno de alabanza,
en la ciudad de nuestro Dios.
Su monte santo, altura hermosa,
es la alegría de toda la tierra. R/.

El monte Sión, en el extremo norte,
es la ciudad del rey supremo.
Entre sus baluartes ha surgido Dios
como una fortaleza inexpugnable. R/.

Los reyes se aliaron para atacarla juntos;
pero al verla,
quedaron aterrados
y huyeron despavoridos. R/.

Allí los invadió el pánico
y dolores como de parto;
como un viento del desierto,
que destroza las naves de Tarsis. R/.


EVANGELIO

Del santo Evangelio según san Mateo: 11, 20-24

El día del juicio será menos riguroso para Tiro, Sidón y Sodoma que para otras ciudades.

En aquel tiempo, Jesús se puso a reprender a las ciudades que habían visto sus numerosos milagros, por no haberse convertido. Les decía:
"¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran realizado los milagros que se han hecho en ustedes, hace tiempo que hubieran hecho penitencia, cubiertas de sayal y de ceniza. Pero yo les aseguro que el día del juicio será menos riguroso para Tiro y Sidón, que para ustedes.
Y tú, Cafarnaúm, ¿crees que serás encumbrada hasta el cielo? No. Serás precipitada en el abismo, porque si en Sodoma se hubieran realizado los milagros que en ti se han hecho, quizás estaría en pie hasta el día de hoy. Pero yo te digo que será menos riguroso el día del juicio para Sodoma que para ti".

Palabra del Señor.




COMENTARIO

EL DÍA DEL JUICIO SERÁ MENOS RIGUROSO PARA TIRO, SIDÓN Y SODOMA QUE PARA OTRAS CIUDADES.




Ante la indiferencia y el rechazo de los habitantes de Corozaín, Betsaida y Cafarnaum, lugares en los que Jesús había anunciado el Reino invitándoles a la conversión, reforzando su palabra con muchos milagros a fin de que entendiesen que Él era el Mesías prometido, Jesús compara su cerrazón con la que en tiempos anteriores tuvieron los habitantes de Sodoma y Gomorra, avisándoles que esas ciudades de la Pentápolis, junto con Tiro y Sidón, si hubieran visto los milagros realizados por El, se hubieran convertido y no hubieran desaparecido. Ellos no conocieron a Jesús, pero las ciudades de Galilea vieron al Mesías, gozaron de sus milagros, pero su corazón obstinado, su orgullo y su ceguera, no les dejaron ver la luz que emanaba de Cristo, el Mesías que esperaban, el anunciado por los profetas. Los rabinos esperaban un Mesías distinto, hacían una interpretación política de las promesas de la Escritura, esperaban un Mesías rey de Israel que humillaría a los extranjeros y pondría al pueblo judío por encima de todos. Ante tal cerrazón, Jesús afirma que son más ciegos que los de Sodoma por eso en el día del juicio vendrá sobre ellos el abatimiento y bajarán al abismo.
También nosotros hemos tenido la dicha de conocer a Cristo. ¿Cuál es nuestra respuesta?